Poesía

Mejor castigo

He renunciado a ti, y en mi renuncia quiero
sepas que en esto no hay nada de agresivo:
te dejo partir con la más triste de confianzas
que en realidad, tú nunca me has querido…

Espera…

Una vez más estas, mis oscuras pesadillas
son los rieles que me postran al desánimo.
Mientras quedo anonadado en el portento,
mis anhelos van perdiendo sus encantos…

Poema a la brisa

Revisando, he encontrado que me queda
—en el pecho— este poema para darte:
puede ser que no sea lindo o el más tierno
pero él quiere en este día agasajarte…

Contrato obligatorio

Mi soledad y yo de frente, de forma tácita,
hemos jurado hacernos mutua compañía.
Por desgracia parece así será el presente
porque de momento no queda otra salida…

Permanencia

Sigo hallándote, en todo y a diario:
en las rosas, en el camino, en la alacena,
en los rostros que me cruzo por las calles,
en el cielo, si la luna centellea…

Jugando en la caja

Hoy jueves (otra vez)
me he partido en arena,
cosa que, como sabes,
nada especial tendría
si no es por el detalle que
mientras revisaba
encontré una sombra que
riendo esquiva,
jugaba al escondite
haciéndome cosquillas…

¡Únete a la tropa!

Ir arriba