Ataduras

.

¿Es lo que deseas? Desgasta tu carne.
Tironea, lucha, pelea, trata de quebrar
las cintas eternas que llamas ataduras.

Por mucho que las muestras, no las veo.
Pero te entiendo.
También yo, por breve tiempo,
vi acero en las sedas y yute en las mías.

Tras mucho daño, comprendí al final
que más que cadenas, mis ataduras
son soportes.

Y aprendí a amar y extrañar el shibari.
Y a tejer rosas con los cabos sueltos.

Porque, ¿sabes qué?
Tanta algazara puede despertar a la araña.

–Álex Padrón, octubre 2020

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: