A 6 manos

La gran moneda del sol de oro

Hubiera deseado no involucrarse en tan tremenda responsabilidad, pero la oferta era tentadora y no estaba en condiciones de rechazarla. Sin embargo, tenía claro que el comienzo iba a ser antojadizo, irreverente y sorpresivo; al menos eso leyó en el libro en blanco, el que recibió junto con los escarabajos revestidos de piedras preciosas.

Ir arriba