Hay días en que uno necesita de una buena noticia. Como digo en el primer capítulo de mi novela Matadero, “… ese día, va a ser hoy”.