Más peligrosa que otros bichos e igual de contagiosa, la casmodia acecha en cada rincón para hacerte sentir sus devastadores efectos.