editoriales

La falacia de las tres metas

Todos podemos escribir, claro está, cumpliendo la premisa de que pasamos como mínimo unos años de escolarización. Pero de ahí a irse arriba e incluir la coletilla de un libro es, como mínimo, arriesgado.

A la caza de un agente literario

De la figura del agente literario se ha hablado mucho y no siempre bien. Pero si difícil es lograr que una editorial independiente acepte un manuscrito, para un escritor novel resulta casi imposible llegar directamente a los grandes sellos editoriales sin alguien que le represente y recomiende.

Ir arriba