Y me dirás, “Álex, ¿qué pasa contigo? ¿Ayer guanajos y hoy puercos? ¿Te vas para la finca?”. Ojalá. Pero ni tengo ni creo que me […]