La novela de anticipación generalmente entra en la categoría de ciencia ficción distópica, pero esa regla no se cumple en todos los casos.