El tiempo narrativo puede manipularse mediante herramientas que todo escritor debe conocer y dominar, pues es el dios Cronos de su historia.