Minicuento

Madrecita, de verdad tiene que irse de aquí pronto. Luego de la falla del reactor y que se abriese la maldita Grieta, Pripyat no es seguro.
–Siempre he vivido en la ciudad, y aquí me quedo…

Abrió los ojos y comenzó, feliz, a acicalarse. El experimento había sobrepasado sus expectativas. Para el gato de Schrödinger, toda la Humanidad ha muerto. Relato

Scroll al inicio