Cuando se pueda

.

Cuando no sea riesgo, un simple abrazo
será todo lo que te pida por consuelo.
Será especial, porque así lo decidimos:
un ciño que nos suba un palmo al cielo.

En él te sostendré —para que pierdas—,
todo miedo que te ha servido de asidero.
Son tiempos duros, eso nos queda claro,
más aún podemos soñarnos desde el suelo.

Este mimo tierno, que juro te prometo,
será manta en la que cálida te envuelvo:
tal vez con ansia de asirte y protegerte,
quizás con la fuerza de ceñirte desde lejos.

Así entonces, mientras que no se pueda,
abraza tu almohada y créala mi pecho.
Aunque como yo te mueras por cercarme,
mi ausencia es hoy la forma en que te quiero.

Álex Padrón, Julio 2021
.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: