Elegía a la palma

.

Para ti, Palma Real,
que tengo en tan alta estima
voy cantándote esta rima
pues te pongo en pedestal.

De los campos, sin igual,
eres la reina más bella,
más gentil que una doncella,
tan alta como un alto pino:
faro que alumbra el camino
de aquel que perdió la huella.

De tu cuerpo angelical
corta tablas el guajiro
y construye sin respiro
su bohío tropical.
No hay nada más musical
que tus pencas con el viento.
Las das, con desprendimiento:
para el bohío es techumbre.
Y bella arde en la lumbre
para hacer los alimentos.

Cuando viene la tormenta,
atraes hacia ti los rayos
y proteges sin desmayos
a quien a la lluvia enfrenta.
Por esto y más, voy contenta
hacia ti cada mañana
con mi sonrisa más sana
para hacerte compañía.
Y para que te sepas mía,
mi palma, la más cercana.

Sentada como un derviche
a tu sombra voy rogando
el manjar que estoy amando
y tengo como fetiche.
Lo dulce de tu palmiche
yo espero día por día.
Aquí firma sin porfía,
ya sea en verso o en prosa…
¡La puerca tuberculosa  
de Ramón y Compañía!

–Álex Padrón, marzo 2022

Y ¿qué pensaban? ¿Qué iba a desaprovechar la oportunidad?

.

3 comentarios en “Elegía a la palma”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: