Jugando en la caja

.

Hoy viernes (otra vez) me he partido en arena,
cosa que, como sabes, nada especial tendría
si no es por el detalle que mientras revisaba
encontré una sombra que riendo esquiva,
jugaba al escondite, haciéndome cosquillas.

Por eso, informo, se tomaron
las adjuntas y drásticas, (últimas)
concluyentes medidas:

Me abrí todo el pecho y lo peiné de fibras.
Busqué esa lágrima final que aún te merecías.
Envolví en cenizas la brasa que olvidé regada.
Tomé con reticencia aquella sombra pálida
(que jodía traviesa empuñando una espina)
y la hundí en el centro del paquete adjunto
con la hebra, la lágrima y el resto de ceniza.

Tras este proceso, rearmé la arena
y en armazón de hierro la besé en arcilla.
Cómo quedó un poco sucio, le puse una esperanza.
Cómo quedó un poco feo, le regalé otra vida.

Así pues, te informo que este viernes
modelé un yo nuevo, que empuña una sonrisa.

–Álex Padrón, octubre 2021

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: