Pequeño gallo

.

En suspiro, saliendo de la noche,
comienzas cada día con la queja.
Me acusas, con los ojos encendidos,
de haberte desatado las tormentas.

¿Qué pudiera entonces yo decirte,
para trocar en sonrisa la querella?

Empecemos pues por esos huracanes
que dices que levanto tras mis huellas.
Ojalá pudieran compararse con la helada
que al partir, a cuidar siempre me dejas.

Por seguir, digo más, pequeña artera,
que de tanto hurgar has roto verjas:

No es justo que me acuses de quebrar
la débil resistencia que me ofrezcas.
De robarte el tiempo y el espacio.
De ponerte a soñar con las estrellas…

Cuando eres quien provoca con la risa
que no lleva ni un afeite, mañanera,
quien pretende arrancarme por las noches
la pequeña cordura que me queda.

Así que no me vengas con pamplinas,
ni pucheros, ni lloros, ni rabietas:
ven pronta a rendirte ante mis besos.

Y si vienen…
pues que vengan las tormentas.

–Álex Padrón, El rosario del hombre de ceniza,
Editorial Primigenios 2021

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

1 comentario en “Pequeño gallo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: