Réplica para una caracola cruel

.

Eres fuego, eres sal, eres arena,
amapola que no marcha con el tiempo,
pero ¿acaso tú mereces que te deje
sola y triste en el abismo del lamento?

Por desgracia nos separan gruesos hilos
que sé ciertos, pues con ellos voy tejiendo
la mortaja que al final ha de cubrirme:
el ovillo se hace fino por momentos.

Yo no quiero acariciarte como niña.
¡Si supieras cuánto ardo si te veo!
¡Cuántas ganas de robarte y poseerte
y que seas tú la aurora de mis miedos!

En silencio yo me pierdo en tus caderas,
en tu boca, en tu regazo, en el tintero
dónde guardo cada gana, cada estrofa,
para luego transformarlas en un verso.

¡Si supieras, caracola, qué daría
por volver a oír el mar entre tus dedos!
¡Por hacer finos pedazos la madeja
para atarte a mi cintura con un beso!

Y no creas que el miedo me atenaza.
Yo bien sé de los naufragios y los pecios.
Pero temo que al bogar al horizonte
quedes tú de capitán sin marinero.

–Álex Padrón, octubre 2022

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82 (descarga gratis)

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: