Testamento hallado en una paleta

.
Photo by Yigithan Bal on Pexels.com

Quiero cuando muera me entierren en un cuadro:
que no sea un Goya, un Chagal, ni un Picasso,
pero pónganme a dormir en cualquiera esquina
que parezca que más que morir, estoy soñando.

Quiero cuando muera me entierren en pintura.
Dejo que el artista elija color, porque de plano
entre claros y oscuros me he llenado de chispas,
de tonos de rojos, azules, sobre todo blancos.
(aunque el negro universal siempre me vista)

Sobre técnicas o estilos no tengo un deseo:
otra vez dejo que sea el pincel quién decida.
Ni mural, ni lienzo, ni óleo me importan:
no pretendo un retrato, no merezco elegías.
(y no puedo costear un Bohumil Kubišta)

Así que me dejo a merced de ese que sabe,
que callado y tranquilo aceptaré lo que elija:
mientras en su pigmento mezcle mis cenizas,
mi alma inmortal siempre estará en galería.

–Álex Padrón, abril 2022

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

3 comentarios en “Testamento hallado en una paleta”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Abrir chat
1
¿Hablamos?
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: