¡Mira, mamá, soy el antihéroe!

El antihéroe va ganando popularidad como protagonista de moral cuestionable. Y es que la época de los paladines ya pasó.