Para que sea un producto que aporte valor a quien lo lee, un libro pasa por muchas manos y requiere del concurso de muchos actores. Estos trabajan, como no, con mucho amor por el arte. Pero no pueden vivir simplemente del placer que les causa contemplar el producto terminado.