Lo sabían los antiguos galenos, que lo empleaban con cautela como medicamento y con largueza como veneno: la bioacumulación de arsénico conduce a una muerte relativamente lenta pero segura.