La corrección de manuscritos es una tarea que, luego de hacer todo lo posible por nuestra cuenta, tenemos que encargar a un tercero.