La corrección es uno de los pasos ineludibles a la hora de transformar un manuscrito en un libro. Si tu editorial no lo hace, desconfía.