Café con reclamos

.

Te perdono mil vidas
si me das par de versos.
Los demás que tú tengas
no quiero poseerlos,
no tienen que ser todos,
son dos los que yo quiero.

Esos dos versos breves
los usaré bien presto
para hacerme dos alas
que me atrapen el viento
y me impulsen los días
y me cubran de sueños.

En esta, mi mañana,
que no sé si despierto
con muchas alegrías
o tantos derroteros,
¡que bien que me haría
que me dieses dos versos!

Aunque si, turbada,
no consigues tejerlos
igual no pasa nada,
no te aflijas por ello:
aquí hay dos docenas
que dicen que te quiero.

–Álex Padrón, abril 2022
.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: