Cambio de azogue

.

No comprendo que tu risa
sea esquiva, cuando es cierto
que la luz de tu mirada
ilumina mi universo.

Me dices tú: la culpable
es la chica en el espejo
que se mofa cuando río
y se burla en mi reflejo.

Vaya, que niña malvada,
¡envidia que estoy sintiendo!
Si me la entregas un rato,
de seguro la convenzo
que la inquina que te tiene
yo la borro con un beso.

Por este lado que miro,
mi reflejo que está preso,
tiene ganas de alternarse
con tu chica del espejo.

Así yo te veré a diario,
mientras miras mi cortejo.
No habrá camino tan corto
que mi mano en tu reflejo.

Hagamos el intercambio
de los chicos del espejo,
para que puedas mirarte
con los ojos que te veo.

-Álex Padrón, El rosario del hombre de ceniza,
Editorial Primigenio 2020

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: