Fuga de palabras

.

Te juro: hoy, en estos tiempos  —muchas veces—,
tengo pánico a la más simple fuga de palabras.

Porque, aunque tanto diga y tanto quiera
decir cuánto tu linda risa me arrebata,
comienzo a temblar en decasílabos,
a perderme en los adverbios que me faltan…

Y yo rimo trasbillando en la retórica,
se me escapa la prosapia y la asonancia:
adjetivo aquella voz que no debía,
en vanos círculos de apoética falacia.

Vengan entonce a por mí, vacuos puristas:
estos versos que de libres tienen nada
son presa fácil para reglas y lecciones,
y demuestran que, de poemas, no sé nada.

Claro, que a mí eso poco me ha importado.
Solo quiero estar aquí, junto a tu almohada,
alabando con cantares tus mañanas
con palabras, que hoy y ayer, son tus esclavas.

–Álex Padrón, enero 2022

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: