Tic, tac…

.

De buena manera y con malos modales
te has empeñado en robarme mi tiempo
cuando todo lo demás lo cedo y dono.
No eres tonta, mi vida: solo eso concedo.

Pero entiendo bien que es a ratos sana
una caricia y, más aún un beso,
que basta con eso para dejarlo todo,
solo por hundirme en tus ojos,
que para mí son pantano bello.

Pozos de luz donde puedo adivinarme
que vivo y despeñarme, para renacer de nuevo.
(y no he hablado aún de perderme en tus senos)
Porque también las horas se me van paseando
en el país que habitas, en los claroscuros
de la trama de tu bosque-cerebro…

Y ¿qué tal? otra vez, la luna anuncia
que el día termina, perdido en tu sexo
y aún insistes en robarme la noche,
la espera, la paz y los sueños…

Pero quedo tranquilo, porque no he visto
y no encuentro tiempo más valioso
ni mejor gastado, que al ir trepando
de beso en beso por tu cuerpo.

–Álex Padrón, Los mapas del tiempo,
Editorial Primigenios 2019

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: