Perdona mis ausencias

.

Perdona mis ausencias, pero es que no puedo
estar constantemente pendiente de tu olvido.
Porque, aunque esté aquí estoy haciendo algo
en mi mente que aún ni sé, ni puedo ya decirlo.

Perdóname otra vez cuando hablo en silencio,
cuando me miras y no ves lo que esquivo,
ya no es afán de llorar mis penurias,
es guardarte el rostro de la carga pesada
de vivir a destiempos los tantos castigos…

…de no ser lo que quiero, ni soñar en colores,
de pedir un minuto de ángeles dormidos,
de rápidas sucesiones de vacíos y luces
que son el telón de esta vida que vivo.

Perdona entonces que me guarde a mí mismo,
que doble mis desdichas en un cajón perdido
con el fondo pintado con tierra y con olvidos
porque no soy perfecto, porque me duele el ojo
y a veces ya no soy ni sé de lo que escribo.

Pero por ti estaré aquí, sosteniendo un carbón,
para cuando por fin me venza a mí mismo.
Entre lágrimas y enojos, contra mi propio silencio,
abriendo el caudal de mi pecho dormido.

–Álex Padrón, Los mapas del tiempo,
Editorial Primigenios 2019

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: