Guerra avisada

.

¿Me querrás como me amas a lo lejos,
si algún día tu presencia me regalas?
No te hablo de un encuentro fortuito:
me refiero a que a diario despertaras
junto a este ser tan perdido e indolente
que el espejo me refleja en mala cara.

Hasta ahora, has mirado lo más blando:
la humedad de mis huellas derramadas
que se arranca sus brutales vestiduras
y cien bridas no refrenan su esperanza.
¿Pero acaso yo podría, todo el tiempo,
arroparme en la mortaja de mi alma?

Por desgracia, ese ángel que parezco
lleva dentro mil errores y mil faltas
que le impiden ascender hacia lo alto
y le lastran con espinas y alambradas.

Para que también parezca más humano
o menos, si es que de enojos se tratara,
soy perverso, intenso, colérico, inseguro,
y golpeado por mí mismo en cada falla.

Estoy repleto de tantos vicios y manías
cual vaciado de mil datos que me faltan,
pues la pena ha sido a ratos tan profunda
que en mi mente he decidido desterrarla.

Como un perro que recela de los palos
yo le gruño a cada intento de alabanza
y adivino traiciones, golpes y dolores
y veo terco esa pieza que sobra o falta.
Así, voy pisando siempre sobre huevos
y ahorro esa sal que traen las lágrimas.

Yo no creo que bien me ames a lo cerca,
si a mí mismo me resulta una amenaza
despertarme, tolerarme y que me quiera
ese ángel que atormento en mis entrañas.


Es entonces, y por tu propia conveniencia:
te suplico que mantengas las distancias.

Álex Padrón, agosto 2020

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: