Horario y minutero

.

Amanece el nuevo día amaneciendo
y quizás me madrugó la madrugada:
aún siguen rondándome esas sombras
que oscurecen cada noche mis mañanas.

No les temo, de temores ya voy lleno,
uno más no va a inclinarme la balanza.
Tozudez y terquedad son las divisas
conque, firme, apuntalo esas escalas.

Sé muy bien que esta vida que yo vivo
no es la que requiero o que añoraba,
mas me empeño en pasarla levemente
para ver lo que este día me depara.

¿Será acaso hoy el tiempo tan propicio
en que rauda te regreses a mi casa?
No me hago ilusiones, pues de ilusos
y de locos este mundo no anda en falta.

Así pues, en el reloj veré las horas:
el horario y minutero que se marchan,
devorando a la carrera cada instante,
cada ciclo circular que me rebasa…

Y me inclina más al suelo y a la tierra
y me obliga a fijarme en cada grama
repitiéndome constante la pregunta
¿Cuál será de ellas mañana tu mortaja?

Iré pues de nuevo al lecho, cabizbajo,
a lidiar con el demonio que me mata.
Y amanece el nuevo día amaneciendo,
y otra vez me madrugó la madrugada.

–Álex Padrón, octubre 2021

Reto: Pleonasmo

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: