Imposible como cierto

.

Si no he sido suficiente, mala mía.
No pretendo del invierno ser la escarcha,
sino aguja que acaricie tus pupilas,
sino arrullo que retumbe en tu mirada.

Aun así, si entristeces, entristezco.
Aun así no quisiera que mis fallas
sean razones para herirte con puñales
ni cadenas que te aten las espaldas.

Sé que no soy del camino cascabeles,
queda claro que me afano en hacer bardas
parcelando sentimientos encontrados
y midiendo las acequias con mis lágrimas.

Si no puedo alegrarte, sí que puedo
compartir esas mil penas y llorarlas:
si yo insisto en reír de tu alegría,
bien pudiera hacer mías esas cargas.

Por lo pronto, yo te incluyo entre mis ruegos:
aunque no se me den bien hacer plegarias,
pido al cielo te devuelva las sonrisas,
aunque vayas a reírlas a mis espaldas.

–Álex Padrón, agosto 2022

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82 (descarga gratis)

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: