La puerca tuberculosa (The origins of…)

.

Así, recordando a La puerca tuberculosa que mi abuela me cantaba, empecé a jugar con este interesante y pícaro personaje. Como buena heroína, tenía que tener un nacimiento peculiar, así qué…

Compró Ramón una puerca
pensando que era gran cosa.
Mas salió tuberculosa:
no engordaba la muy terca.
Para ella no había cerca,
el batey era su casa.
Como no tenía grasa,
con el tiempo y por ladina,
no se halló mano asesina
que la pusiera en la brasa.

–Álex Padrón, marzo 2019

¡Sígueme para más aventuras de La puerca tuberculosa!

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: