Mi lienzo, mi tintero

.

Devoto, te confieso que hacerte mi paleta
y usar tu piel desnuda para pintar poemas
es mi mejor brochada y obra siempre tierna
sentir la madrugada huyendo a mi destreza.

Ver cómo la mañana despierta entre tus cejas
se torna en todo un lujo: permíteme que seas
mi lienzo, mi modelo, mi lápiz, mi escalera,
para que me deleite, pincel entre tus piernas.

Aunque temo saber que luz de una acuarela
ni dura para siempre, ni quiere ser eterna,
adoro que la lluvia deshaga cada letra.
Así, para mañana, tu piel será más fresca.

Y podré retomar este empeño de hacerte
mi cuadro preferido, mi obra más perfecta.
Que de tanta la capa, resbale la tormenta
para que no deslía mi voz en tus caderas.

Déjame hoy limpiar la tinta y la tristeza:
así como yo insisto, insistirá el poeta
bordando filigranas y juegos de matices,
tratando de tatuarte de pies a la cabeza.

–Álex Padrón, El rosario del hombre de ceniza,
Editorial Primigenios 2020.

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: