No vale la pena

.

En mi estricta defensa, podría contarte
las miles de veces en que puta, la vida,
me ha dado quebrantos y golpes y cortes,
me ha hecho rodar entre conchas vacías.

Si es cuestión de narrar, puedo enumerarte
los mil y un momentos en que renunciaría
al siguiente aliento, a dar solo un paso,
a seguir viviendo las muchas desdichas.

A veces muy solo, a veces sufriendo
por muchos fantasmas de cruel compañía,
puedo desgranarte para ti un rosario
de cuentas amargas, de flores heridas,
de lágrimas sucias y horas esquivas
que prefiero olvidarlas, pero no podría,
porque forman parte de la larga historia
de harapos cosidos que me hacen camisa.

Así que me callo, porque no mereces
ser la receptora de catervas de cuitas
donde no fuiste ni eres la protagonista
y que, al fin y al cabo, no las necesitas.

Así que me callo, jueza y señoría,
y dejo que ejerzas tu arte y valía.
Entonces sepulto mis faltas pasadas,
y le ofrezco a tu amor mi mejor sonrisa.

–Álex Padrón, enero 2023

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: