Mi fierecilla

.

¿Es que acaso no ves, mi fierecilla terca,
mi linda fierecilla, que no puedo dejar
de curarte el alma y protegerte
ni tan siquiera solo un breve día?

Y tú te empeñas en seguir despotricando,
hundida en la trampa de tus anteriores vidas
sobre lo malo y lo triste que al viento ya hace pira.

Ya sé que con el tiempo los tajos, las heridas
se hacen verdugones, cicatrices, morados,
(a veces carne viva)

Pero ante esos tropiezos que sin cesar lastiman
te regalo mi lengua, mis zarpas, mi saliva
para amasarte con tiento,
para cubrirte de pequeñas y muy suaves mordidas,
para que a fuerza de mucha paciencia y mucha dicha
restañen por fin los tajos, las heridas.

Para lamerte despacio,
y restaurarte, al fin, la vida.

–Álex Padrón, Los mapas del tiempo
Editorial Primigenios, 2019

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: