Paletadas vengan cientos

.

No sabes lo que aprecio y te agradezco
cada golpe de tierra, señor sepulturero:
a veces de reverso, a veces porque toca,
yo todos los quiero y todos los merezco.

A esta altura creo, no toca cuestionarse
si mi lloro repetido era blanco o negro.
Venga entonces ya pronta la mortaja
con la que de todas formas voy vistiendo.

Nada vale lo sembrado en el camino,
poco importa cuánto logro y lo que tengo:
los errores y los fallos que me asisten
son tan imperdonables como inmensos.

Manden pues las plañideras a cantarme
que aún le faltan más gritos a este entierro:
hagan fiesta de Cuaresma y de Walpurgis,
vengan, dancen, bailen libres en mi féretro.

Regálame de esa tierra, señor enterrador
para que cada palada me sirva de sustento
y poco a poco erijan, unidas en un reto
de fango una montaña, un rudo monumento.

Un monte alto y firme, creado con esfuerzo,
con mucha sangre, ganas y un poco de talento.
Para que desde la cima no escuche los ladridos.
Para que de alguien oiga: “te admiro y te respeto”.

–Álex Padrón, abril 2022
.

1 comentario en “Paletadas vengan cientos”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: