Penas sin fondo

.

Esta tristeza tan honda
es mi tumba y mi capilla:
no sé si llamarla a voces,
no sé si ahogarla en risas.

Cuando duele la confianza
pero la voz no se anima
a sacar por vía pronta
esta corona de espinas.

Hago en mi propia tristeza
un refugio que cobija
los pedazos de mi alma
que mis manos acarician…
sin ternura suficiente
para evitar las heridas.

Miro y lloro sosteniendo
un trozo de mis perdidas
esperanzas que has matado,
con tamaña alevosía,
que ni siquiera reparas
de qué modo me intoxicas…


Con tu falso amor fingido,
con tu desdén y desidia.

Así vamos mi tristeza
y yo, de manos cogidas,
para andar lo suficiente
como dos buenas amigas
hasta que sea tan lejos
que no puedas percibirla.

Ella se hará muy pequeña,
cabrá en una cajetilla
de cigarros que me fume
para quedarme tranquila.

Y no me olvide que existe
… y que no quiero vivirla.

–Álex Padrón, El rosario del hombre de ceniza,
Editorial Primigenios, 2020

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: