Pobre homenaje a Espronceda

.

¡Qué bueno corazón: no te molesto
y te soy como una brisa bajo el ala!
Odiaría ser tormenta que te enoja,
casi tanto como calma apacentada.

Usaré esas sabias dotes que legaron
mi capitán Espronceda y sus piratas:
forzaré a la luna a rielar y confortarte,
a la mar nunca brame a tus espaldas.

Cómo barca, eres bella de montarte:
no te agrego ni clavilla ni una jarcia.
Sólo debo de parchear los costurones
que te han perforado en las batallas.

Así pues, marcha derecho o tironea.
Si te vas a la bolina o a zarandadas
avísame si me lanzo por las bordas,
o al timón me pides firme la palanca.

Donde quiera que vayas, vida mía,
iré bien, cabalgando en tus espaldas.
Marinero aquí presente no se olvida:
quien llega no es grumete sino barca.

-Álex Padrón, 2020

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82 (descarga gratis)

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: