Por su propio peso

.

Qué curioso, princesa de la almohada,
que seas ahora tú quien me porfías,
me lloras y me bailas complaciente
y sumisa, al son que yo decida.

¿Dónde perdiste ese desdén y orgullo?
¿No era el sol de tu atención lo que quería,
que tanto suplicaba e insistía y entonces
a cuentagotas y a limosna tú cedías?

Me gusta saber que, en raras ocasiones,
es Charlotte el que al triste final si ganaría:
el que, más que con amor dijo con ira,
no importa el tiempo, pero te rendirías.

Lento crecí mientras revoloteabas
segura que al final te esperaría.
Porque la brasa lenta es más caliente
que la mariposa que en ignición ardía.

Ahora has llegado al lugar dónde yo estaba,
y mira qué curioso, vieja princesa mía,
cómo al final entendiste que me amabas
mientras estoy a la distancia de mil millas.

–Álex Padrón, Los mapas del tiempo,
Editorial Primigenios 2019

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: