Mi guardián alado

.

Un ángel oscuro me allana el camino
para así evitarme dolor y quebrantos.
Mi ángel porfía en hacérmelo fácil,
más riposto sin fe: presto voy andando…

…a ojos cerrados por las autopistas,
saltando de los puentes, cortando mis brazos,
haciendo locuras para seguir amando
a quimeras dormidas de hoy y del pasado.

Cuando caigo en picada, ese ángel vándalo
me atrapa en sus brazos en el último paso.
Y traza con tiza un círculo mágico,
y bate sus alas para alejar el llanto…

Y grita groserías ahogando mi cántico,
y cubre mi espalda con su velo ajado
zurcido cien mil veces, millón ensuciado,
pero que aún calienta a mi ser quebrado.

Quiere que me vuelva inmortal, mi ángel,
en tanto yo perpetuo el morir atrapado
en carrusel triste, que no puedo pararlo.

¿Será que gusta de atormentarme tanto,
o por el contrario, me ama demasiado?

-Álex Padrón, Thanatos y Eros,
Editorial Primigenios 2021

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: