Ruido blanco

.

Ruido Blanco

Hoy es el día del primer reporte de la pandemia hace un año, pero también es el segundo aniversario de Látigo&Cascabel, mi página de poesía en Facebook. Dos años (y dos cuadernos de poemas) después, la historia continúa:

Me sobra saber que temes de tus noches las tormentas:
esas que rompen tu sueño en pinceladas que inquietan
y regalan sombras torvas a un descanso que no llega.

Por desgracia, las he visto, hasta ser experto en ellas:
he velado en tus visiones, prestos escudo y espuela
al cambio de tus alientos y murmullos que son quejas.

Para que nunca me llores entre oscuridad y callejas,
cuando te siento agobiada acudo pronto a tus cejas
para espantarte las nubes, para arrullar en tu oreja
y que no te sientas sola ni durmiendo ni despierta.

Aunque te noto lejana y sé que en tu borrachera
de quimeras no probables y desgracias pasajeras
son otros los que reciben la atención que mereciera…
lo acepto de buen talante: soy penitente que espera.

Descansaré así, intranquilo, privado de tu presencia,
del ruido blanco cambiante que sigo siempre en alerta.
No tendré tu cuerpo ansioso para abrazar tu tristeza
ni escucharé los relatos de tus noches de leyenda…

Pero lo mismo te digo que no cejaré en mi empresa
de acompañarte de noche, al menos como una idea:
en mis brazos tengo un hueco que asemeja tu silueta.

Por si te cansas de todo, si las noches se hacen lentas,
si lloras sin causa alguna o gimes sueños de guerra…
siempre habrá, aquí en mi cama, una almohada de reserva.

Álex Padrón, Mayo 2021

Y recuerda: si ya has leído hasta aquí, un “me gusta”, un “compartir” o un comentario no cuestan… pero estimulan.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: