Segundas partes buenas

.

Es momento de inventarse nuevamente
y reírnos de las llamas y las zarzas:
cierto es que hay mucho yermo en el pasado,
pero aún nos queda viva la esperanza.

¿Mejor? ¿Peor? No sé decirte:
Nostradamus me echó ese día de su casa
y no supe aplicarme en las lecciones
de profeta que proclama las bonanzas.

Y hay miedo y hay desánimo y no sabemos
si por fin ya la tormenta parte y marcha.
Y  hay costes que pagar, y hay miserias
y monedas que se muestran como falsas.

Y nos duelen las heridas del pasado
y nos arden los rencores del mañana.
Ni los lloros, ni las fallas, ni las lágrimas
han secado por completo en nuestras caras.

Mas, si tienes voz, yo digo a gritos
que animarte es mi deber y mi fianza
para irme de esta cárcel de desánimo
y forjarnos un futuro a lontananza.

Vengan, pues, segundas partes excelentes,
como pueden ser las terceras o las cuartas:
complacido las veré, siempre que seas
esa estrella que repite en nuestra saga.

–Álex Padrón, noviembre 2021

Reto: Polisíndeton

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: