Vendrán amores buenos

.

Tienes culpa de un poema desgarrado
que no quiere brotar desde hace días.
(De los que te desgarran la garganta
y deseas que ya salgan por porfía).

Así que, por abrirme las compuertas,
aquí tienes las palabras que querías:
(Lo siento, me disculpo de antemano
por las horas de cavar en la agonía)

Penas hay siempre quien te las regale.
No malgastes ni un instante de tu vida
en el eterno uroboros del cuestionarte
“¿cómo fue que en ese instante le creía?”

En los prados bien se sobran alimañas,
malas zarzas que reclaman tus rodillas.
Y me queda más que claro: anticiparlas
es por mucho una tarea que no amerita.

Ya vendrán amores buenos que deslaven
las manchas del vestido-nube de tu vida.

Entonces, creo es mejor que ese segundo
lo reserves a mirar al que hoy te mira
con la misma candidez que te mereces
—e igual necesidad del sentir dichas.

Ya vendrán amores buenos que te sanen.
(O, quizás, ahora ya lamen tus heridas).

–Álex Padrón, noviembre 2020

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: