sesgos

Lo curioso es que este sesgo se da a menudo en aquellos que tienen capacidades más que suficientes (y demostrables) para desempeñarse. Nosotros, los simples mortales, lo llamamos falsa modestia.

Como dicen que lo prometido es deuda y quedaron cosas en el tintero de la primera parte de esta reflexión… pues aquí vamos de nuevo.

Algunas verdades son tan evidentes que sorprenden. Entonces, tienes dos caminos: o minimizas a quien las encuentra; o te quitas el sombrero y con toda

Scroll al inicio