Poesía

Yo quisiera, en nuestra próxima aventura,
que ensayáramos a querernos demasiado.
Que tratáramos de, en lugar de poseernos,
jugar al amor, marchando más despacio…

Para cuando te marches habitaré en tus besos.
Ya no en tu recuerdo, porque me sé efímero,
con esa poca importancia que le das al viento…

Sé que tengo el sagrado deber de equivocarmey errar mucho y mal, casi todo lo que pueda.Porque entiendo: de igual forma que no aciertopodría hoy

La vida sin “V” es un viaje de ida,dónde todos sabemos que no se regresan los minutos perdidos en vanas palabras, las horas de ensueño

Debo y tengo que olvidarte. Olvidarte,cuando eso es lo menos que querría.Pero claro: no me queda más remedio,ya es obvio que, solo así, tú me

Voy a hacer feliz a cada rincón de nuestra casa, como las alimañas van trazando así su territorio.Quiero tropezar y reñirle a diario a ese

Mucho temo que las noches no me bastan,como apenas tengo tiempo en estos díaspara hacer todas las cosas que precisoy soñar con las quimeras que

El erial de mis silencios está lleno de espejismos:
a veces no me los creo, otras, corro tan fuerte
que rompen mis pies el piso…

Lleva un beso mío allá donde vayas.
Llévate mi aliento, por si te hace falta.
Lleva mi recuerdo, para que te mime.
Llévate mi voz suave en la madrugada.

A morirme en la más dulce de las muertes me conmina el doblez vil de tu cintura: eres tan hermosa y tierna ante mis ojos,

Scroll al inicio