Psicología

Procrastinar ¿no es de vagos?

El término «procrastinación» deriva del latín procrastinare: dejar para mañana. Pero su raíz es mucho más compleja, porque también los griegos tenían una palabra para destinar este estado: akrasia, hacer algo en contra de tu mejor juicio.

Maldita pareidolia, anatema del fantasioso

Mientras otros compañeritos de escuela se distraían dibujando o tirando bolitas de papel masticado, yo me perdía en la maraña de patrones que las chispitas grises, blancas y negras me sugerían desde el suelo. En ellos me adivinaba barcos, aviones, naves espaciales, caras amistosas o estremecedoras.

Ir arriba