Psicología

El término “procrastinación” deriva del latín procrastinare: dejar para mañana. Pero su raíz es mucho más compleja, porque también los griegos tenían una palabra para destinar este estado: akrasia, hacer algo en contra de tu mejor juicio.

Mientras otros compañeritos de escuela se distraían dibujando o tirando bolitas de papel masticado, yo me perdía en la maraña de patrones que las chispitas grises, blancas y negras me sugerían desde el suelo. En ellos me adivinaba barcos, aviones, naves espaciales, caras amistosas o estremecedoras.

Cuando la falacia aparece, lo mejor es dar la espalda y marcharse. Nuestro interlocutor ya no quiere establecer ningún tipo de diálogo, sino ganar la discusión a toda costa y sin ningún coste.

Así pues, sigamos desarmando esos presupuestos falsos o falacias que nos cuelan en los debates para escapar cuando el argumento veraz falta. Falacia del costo

Scroll al inicio