El oficio de escritor freelance: escribir más, ganar más

.

La mayoría de los que nos dedicamos a la escritura creativa, ya sea como redactores freelance, copywriters o escritores a tiempo completo, rebasamos la cifra de 1000 palabras con facilidad, ¿cierto?

La fórmula de las 1000 palabras diarias para adaptarse a escribir mucho y bien no es nueva: uno de sus defensores es Stephen King, quién nos concede un día de descanso a la semana para no estresarnos demasiado. En una entrevista en que le preguntaron que cómo había escrito Carrie, este prolífico autor respondió, muy en serio, “Palabra por palabra”.

No importa cuántas ideas geniales tengamos en nuestra mente: si no las plasmamos en papel (o en un soporte digital, se entiende), nadie las podrá disfrutar. Si vivimos de ello, tampoco las cobraremos. Pero mientras más podamos escribir, más se puede ganar.

¿Por qué necesitamos el oficio de escribir?

No siempre, y en especial cuando te enfrentas a una obra extensa, podrás escribirla de un tirón motivado por esa fiebre que no nos deja apartarnos de las teclas. En una novela, por ejemplo, hay muchas escenas verdaderamente inspiradas, pero la mayor parte del tiempo el oficio de escritor consiste en llevar los personajes del punto a al punto B. Y eso, amigo mío, debe ser escrito a pesar que a veces cueste.

Se puede ser un escritor por inspiración o un escritor por oficio. Antes de escribir a tiempo completo un año bueno era el que escribía tres relatos pasables, con la justificación que no estaba inspirado. Eso está muy bien si se tiene un trabajo de oficina que garantice el sustento y entonces la escritura será un hobby. Pero cuando entré en el mundo del marketing de contenidos y tuve que escribir para ganarme el sustento, aprendí mi lección… y la aprendí con la motivación de que debía ser disciplinado y escribir todos los días para progresar económicamente.

Más tarde, esa misma disciplina me ha servido y me sirve para afianzar mi carrera como escritor.

El reto de las 5000 palabras diarias

O la cantidad que te parezca adecuada. Cuando 1000 palabras no te dan de comer, tienes que empezar a adoptar determinadas costumbres que te permitan ser más productivo en tu oficio. Lo importante no es llegar a escribir un número determinado de palabras, sino ser coherentes y todos los días escribir una cantidad con las que estemos cómodos.

Primero, debes crear un ambiente libre de distracciones. Puede resultar muy romántica esa figura del escritor que donde le agarra la inspiración saca su cuaderno y se ensimisma durante horas, pero lo habitual es que un escritor a tiempo completo disponga de un espacio tranquilo donde pueda concentrarse en su trabajo, durante el número de horas que le dedique.

Algunos prefieren un olor evocador, otros una música de su agrado: acá entran a jugar factores que dependen de cada escritor, pero debe estar libre de distracciones. En mi horario de trabajo no tiene entrada ni el teléfono, ni las redes sociales, ni el correo electrónico, ni el televisor, ni los videojuegos. Ni siquiera una ventana abierta que pueda disociarme. Es encerrarse uno mismo con sus letras y cerrar la puerta durante ese tiempo a cualquier cosa que no sea escribir, y eso tiene que entenderlo bien tu familia.

Lo importante es tener material e ideas para escribir. Mi método consiste en llevar varios proyectos al mismo tiempo, lo que me da material para poder plasmar ideas diferentes que me aporten 5000 palabras diarias.

Es una cuestión de método personal: algunos escritores se dan de cabezazos hasta que no terminan un trabajo completa. Yo mantengo abiertos varios documentos a la vez de temas no relacionados y, cuando me bloqueo en uno salto al siguiente. Ese cambio de prioridades le da un segundo aire a mi cerebro: para cuando regreso al primer proyecto, ya sé exactamente qué decir.

Ahora mismo, tengo abiertos 8 documentos a la vez.

Teclear rápido, teclear bien

Pese a la popularidad de los teclados de silicona, el teclado mecánico es el único que le aporta al copywriter la necesaria comodidad para escribir. Pero aún con el teclado más cómodo, debes ser rápido para vencer la barrera de las 5000 palabras.

Si comparamos cuan aprisa podemos leer 11 páginas de un libro con la cantidad de horas que nos cuesta teclearlas (no ya sacarlas de nuestra mente), está claro que cualquier ayuda en el sentido de reducir ese tiempo será una ganancia en productividad. Aprender a teclear con las dos manos completas es muy importante para poder escribir y ganar más, por lo que un curso de mecanografía o al menos algunos ejercicios no vienen mal para mejorar la técnica.

Pero, ¿cuán rápido hay que escribir? Hay muchos test de velocidad de mecanografía que puedes tomar… que no te dirán nada, porque escribir de dictado lo más rápido posible no es lo mismo que ir redactando lo que te viene a la mente. Te sugiero que solo tomes un cronómetro (una app de tu Smartphone puede servir) y, sin mucha presión, comiences a teclear algo que resulte coherente durante más o menos un minuto. Luego, cuenta los caracteres. Si rondas entre los 80 a 200 caracteres por minuto, no debes tener ninguna dificultad física para escribir 5000 palabras al día.

¿Cuál es el tope de un escritor de contenido?

Nótese que hasta el momento nos hemos concentrado en la necesidad de escribir mucho. Si luego es bueno o malo lo que hacemos, es motivo para un análisis aparte. Pero si no tienes nada que enseñar, ¿cómo puedes evaluarlo?

Lo mismo sucede con tus límites: estos deben estar justo en el rango que te sientas bien con tu trabajo y este no te agobie. Un redactor freelance puede saturarse muy rápido si está creando contenido similar, y lo sé por experiencia propia: hay ocasiones en las que he tenido que entregar hasta 6000 palabras al día, durante varias semanas. Luego he necesitado períodos de recuperación bastante prolongados, o simplemente he aceptado encargos menos copiosos pero sobre temáticas que disfruto escribir.

Según mi cantidad de pulsaciones por minuto en escritura creativa pudiera hacer 2000 palabras en una hora. Si trabajase de forma ininterrumpida en una jornada de 8 horas, serían 16 000 palabras. Ganaría bastante, sí, pero a costa de mi salud física y mental.

Quizás a otra persona le sea fácil, por ello no puedo poner un tope a la productividad de cada quién. Pero de que es necesario sacarle el máximo partido a tus horas como freelance, de eso no me cabe la menor duda.

Puedes consultar mi perfil como escritor freelance aquí.

.

1 comentario en “El oficio de escritor freelance: escribir más, ganar más”

  1. Me ha gustado tu post. En mi caso yo solo escribo por placer aunque me gané la vida escribiendo como periodista. Estoy de acuerdo en eso de saltar de un proyecto a otro cuando sientes que te bloqueas; eso me ha permitido volver después al que dejé y darle el empujón definitivo; incluso a veces tengo más de un proyecto abierto y curiosamente hay algo dentro que me dice cuándo he de cogerlo de nuevo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: