El límite de la resistencia

.
Foto: Mónica Pérez Ansean

Incapaz de las cosas más perversas
mucho temo que el destino me ha legado
la tarea de guardar las apariencias,
el encargo de morar aquí, atrapado.

Se supone que sea fuerte como nunca
y te juro que lo intento de a diario:
solo puedo permitir que un par de letras
se resbalen de mis ojos ya cansados.

Si pudiera mandar todo a cuatro vientos
de seguro que lo haría, pero es claro
que reservo mis lamentos a la hoja
y regreso a la rutina, cabizbajo.

“Ya vendrán tiempos mejores” y una mierda:
cuando lleguen, estaré muerto y enterrado.
La esperanza no me llena la alacena
ni refrescan noches negras los reclamos.

Mucho siento que por hoy no haya palomas,
—mucho temo me las haya merendado—.
Callo entonces, en un grito silencioso,
y mañana… ya veremos como aguanto.

–Álex Padrón, julio 2022

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82 (descarga gratis)

[arpw limit="10"]
arpw thumbnail="true" thumbnail_size="arpw-thumbnail"]
.

1 comentario en “El límite de la resistencia”

  1. Buenos días, Álex.
    Preciosa y muy realista poesía.

    Esta estrofa me representa mucho:

    «Ya vendrán tiempos mejores” y una mierda:
    cuando lleguen, estaré muerto y enterrado.
    La esperanza no me llena la alacena
    ni refrescan noches negras los reclamos».

    Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: