El vigía y la torre

.

(del más humilde de tus enanos)

Aunque sea de muy lejos y escondido
me complace verte fuerte y caminando:
por fortuna no se apagan los latidos
de tus pies, que las penas van pisando.

Si lamento hoy no ser de más ayuda,
egoísta bien sería mi reclamo:
orgulloso me complace que tú sola
seas bastante para erguirte sobre el vado.

Sé muy bien de tu fuerza y tu valía:
cuando nadie te creía, yo te avalo.
Es por ello que, aunque oculto y misterioso,
cada vez que bien avanzas, yo te aplaudo.

Y no temas si un mal día trastabillas:
si te sientes caer, toma mi brazo.
Si me piensas, de seguro yo regreso.
Si me llamas, yo te pongo a buen recaudo.

No es mi sino el de ser condescendiente,
ni es mi karma el estar siempre vigilando:
solo digo que si un día te hago falta
con confianza tú me llamas y yo marcho.

–Álex Padrón, enero 2023

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: