Extraño villancico

.

En esta Navidad, quisiera me regales
veinticuatro horas que sumarle a mi vida.

No sé si mi reclamo te parezca excesivo,
o muy poco, ojalá, (¡que más desearía!)
que estuvieses dispuesta a concederme
ese tiempo que derrochas tú dormida.

Si meditas un poco, del tiempo de tu año,
malgastas muchas horas en pura tontería.
Es que no las aprecias, pero cuando las tiras
siempre me pregunto si no merecerían
que mejor me las dieras para hacerlas mías.

Hablo por mí mismo y mis semanas perdidas:
¡Cuánto gusto y recelo de pronto me daría
que alguien como tú me pidiera unas horas!

No sé qué pensaría, pero así, de improviso,
tal vez me negaría…y el tiempo otra vez
correr yo dejaría, tirado cual monedas
a una fuente que no vuelve, que corre,
que camina en la aguja del miedo
cuando debería regalarse a quien sabe
aprovechar las rendijas y tejer algo
que aunque no lo sea, parezca poesía.

Pero eres reacia cuando te pido un día,
y de pronto recuerdas del tiempo su valía.

Así que te prometo que esas breves horas
que vas a regalarme, obraré maravillas
y pintaré de colores las raudas manecillas
para que luego que pasen sean horas-recuerdos
y no se desvanezcan con esas que se olvidan.

No voy a adelantarte que sorpresas vendrían
si me regalas de pronto un día de tu vida.

–Álex Padrón, diciembre 2019

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: