Mi paz postergada

.

Cuando en el miel intenso de tus ojos me pierda,
no me culpes a mí: eres tú quien me llama
desde un tiempo pasado que hoy vive preso
en el presente que a diario se renueva en mi calma.

Cuando en el eco de tu voz yo me detenga,
no me culpes a mí: eres tú quien declama.
¡Poco importan la rima o la falta de ella
mientras pueda dormir tranquilo en tus palabras!

Cuando en tu roce suave yo me esconda presto,
no me culpes a mí: eres tú quien más ama
que las manos hablen por los codos
mientras las bocas se besan y se acallan.

Cuando en tu olor a fresas yo nade a mis anchas
no me culpes a mí: eres tú quien no alcanza
a saber, que hueles tal como deberían oler 
la vida, la luz, la luna y la esperanza.

Pero cuando me des tu mano en despedida,
no me culpes a mí, si mi voz me delata.
Eso no importa: te he esperado una vida
pero solo recuerda que eres tú quien se marcha.

–Álex Padrón, Los mapas del tiempo
Editorial Primigenios, 2019

Si llegaste hasta aquí, dame un like (que sé que ta ha gustado). O déjame un comentario. O comparte esta entrada en tus redes sociales, para que otros me conozcan. Pero si realmente quieres ayudarme, puedes comprar alguno de mis cuadernos de poesía. Los enlaces para hacerlo están acá abajo:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenios 2019

El rosario del hombre de ceniza, Editorial Primigenios 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenios 2021

La disyuntiva de la margarita. Revista Azahar 82, 2022

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: