Oscuridad y luciérnagas

.

Oscuridad y luciérnagas

Sucumbo a mi oscuridad a cuenta y riesgo,
a sabiendas que es un viaje de una vía.

Poco a más voy derivando a las tinieblas,
sabedor que hoy no hay ángel que reciba
en portón dorado mis lamentos,
en manto plateado mis desdichas.

Aun así, me siento al tiempo millonario
pues jugué con gracia a la ruleta de la vida:
amé bien, dejé una estirpe, y quizás alguna
travesura también habría que achacarme
en la balanza, atada con el hilo de aventura.

Porque bien se sabe que esa luna
es el escudo de los locos y los tristes.
Y de aquellos que no tienen la ventura
de que la vida les fluya ciega y fácil
y el cielo les regale con gran soltura
los amores y monedas que requieren,
sin esfuerzo, en paz, en tierra firme,
en un saco que no lleva ya costuras.

Mas a mí, las cosas rápidas me eluden
y agradezco que así sea, pues me ayuda
a saborear lo que logro con esfuerzo
que hace más importante lo que viva.

Por eso, si he de aceptar la noche oscura,
vengan a mi demonios y luciérnagas,
no les temo, no importa lo que sufra.

Más miedo me da vivir hoy en la locura
de hacer ronda a una tumba destapada,
de negar una muerte que es segura.

Álex Padrón, Mayo 2021

Y recuerda: si ya has leído hasta aquí, un “me gusta”, un “compartir” o un comentario no cuestan… pero estimulan.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Únete a la tropa!

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: